cañatv.com
mar 21, May 2024

martes 21, mayo 2024

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Revelan que no dormir lo suficiente en la noche puede aumentar la presión sanguínea

Todos hemos oído que los adultos necesitan dormir entre 7 y 9 horas para mantenerse saludables. Sin embargo, lograr esas horas puede ser difícil en muchos casos.

 

Según la Organización Mundial de la Salud hay 1.28 billones de personas entre los 30 y 79 años que viven con hipertensión. Es alarmante saber que de ese total hay 700 millones de personas que no están recibiendo tratamiento para esta condición.

 

Entre más información se conoce sobre el rol que juega el sueño en la salud cardiovascular, se vuelve evidente que los altos niveles de presión sanguínea son causa de falta de sueño. El cardiólogo Ashish Sarraju de Cleveland Clinic brinda información sobre cómo se relacionan las horas de sueño y la presión en la sangre.

 

Uno de los aspectos frustrantes alrededor del sueño es que hay un límite en el entendimiento de este. Sabemos que debemos dormir para sobrevivir y para garantizar nuestro bienestar, pero no tenemos información de por qué la falta de sueño impacta en nuestra salud. Lo que sabemos con certeza es que el sueño es una parte fundamental para la salud de nuestro corazón.

 

La Asociación Americana del Corazón reconoce la importancia de tener un buen sueño al añadirlo en la lista de los ocho puntos de lo Esencial en la Vida para mantener una salud cardiovascular estable.

 

“Hay información que indica que falta de horas de sueño o una baja está significativamente, relacionado con una mala presión sanguínea”, comenta el doctor Sarraju.  En otras palabras, la falta de sueño es uno de los factores de riesgo que puede contribuir a desarrollar problemas de hipertensión. Algunos otros aspectos que pueden influir en esto es la edad, la dieta, el ejercicio, si la persona fuma o el historial de la familia.

 

Al momento de dormir, ocurre un fenómeno llamado “inmersión nocturna”. El doctor Sarraju describe este fenómeno como la idea de que nuestra presión sanguínea disminuye durante la noche. “Cuando dormimos vemos que, aproximadamente, hay una disminución del 10% en la presión sanguínea. Los investigadores relacionan esto con nuestro ritmo cardiaco”. 

Según el especialista cardiovascular, esto hace sentido ya que nuestro cuerpo hace más demandas al corazón cuando estamos despiertos. Si no dormimos las horas necesarias, esa inmersión no va a ocurrir y esto es lo que puede terminar en hipertensión o problemas cardiovasculares.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email